MONSEÑOR ROMERO, MAURICIO FUNES Y LOS NORTEAMERICANOS.,


Cuando el arzobispo envía una carta a Jimmy Carter, para solicitarle que cesara el patrocinio hacia el régimen militarista, era bien sabido por Monseñor, la intervención de los norteamericanos en cada masacre, extendiéndose hacia los escuadrones de la muerte.

A EEUU, no le importaba en nada, si con todo y el baño de sangre de miles de salvadoreños, incluyendo a su figura, se exterminaban vidas inocentes, tan solo por exponer a todas voces, las injusticias que prevalecen hasta hoy. Su principal menester, era detener la expansión del comunismo de Cuba y Nicaragua.

Roberto D’abuisson Arrieta, fundador del partido Arena, no solo fue entrenado por EEUU, convirtiéndose en el liderazgo de sicariato a favor de también de los grupos de poder o económicos. Dejo una herencia maldita de explotación obrera y de políticas antisociales jamás vistas en El Salvador.

EEUU, logra pactar los acuerdos de paz, con 70 mil muertos del conflicto. La estrategia funciona a la perfección.
Arena gana mediante Cristiani y se inician los peores veinte años de gobernabilidad perversa, caótica, corrupta y de impunidad. Impunidad que el actual ejecutivo en manos de Funes, encubre vergonzosamente con un mal llamado CAMBIO.

PAUSA: Hasta el día de hoy, somos millones de salvadoreños, a los cuales históricamente nunca nos ha importado la mejoría por los demás.
Hemos sido marginados, asesinados, empujados a la desintegración familiar, mediante la emigración forzada y que ahora los mismos capitalistas mierderos, nos embaucan para que les demos hasta el último centavo de las remesas.

Vivimos al día a día, permitiendo mediante el silencio, tanta barbarie. Pasamos lamentándonos y renegando por la precaria situación actual, pero somos unos debiles, que jamás actuamos para soltarnos de las cadenas de la opresión, la injusticia y la desigualdad.

A EEUU, con la grande excusa y temor, de que podrían antojadizamente deportar a nuestros compatriotas o negarles la extensión del TPS, les hemos vendido la moral y nuestros derechos soberanos. Esa es la función principal de la diplomacia de Mauricio Funes, algo a lo que Oscar Arnulfo Romero se oponía drásticamente.

A sabiendas de esta parte infame de la historia, el nuevo presidente, pisoteando la memoria de Monseñor, hoy se rinde a un país del norte, al cual solo le representamos intereses y una hegemonía de caporal mayor a indios sin orgullo.

Hay sale un editorial en el pasado sábado en el periódico Colatino, donde Francisco Valencia, aboga por una reflexión por el viaje de Mauricio a EEUU, en el cual no es el seguimiento de sujeción, como los demás antecesores. Nuestra pregunta entonces es Sr. Valencia: Como le llamaría usted al autoritarismo dictatorial del golpe de estado, su amnistía, omisión y aval de un restablecimiento en las relaciones comerciales y diplomáticas, que no es legítimo y que obedecen a estrategias, que salen directamente del edificio que se encuentra contiguo a la casa blanca? Se le ha olvidado que antes y después de la guerra, la embajada estadounidense ha sido la oficina dictatorial de tácticas antiinsurgentes, que siempre han defendido las injusticias e impunidades sociales.

Nos extraña su ingenuidad de que a través de Hillary Clinton y en reuniones secretas, sectores políticos fuertes y conservadores, no le sugieran, por decirlo sublimemente al presidente Cartagena, que es el títere que andaban buscando para detener el proyecto ALBA.

Usamos su moneda dolarizada para devaluarnos humanamente. Y engrandecer a los déspotas ultraderechistas.

No se como le pueden avalar a Mauricio, que presida un homenaje de tanto significado moral y espiritual, cuando solo en su campaña televisiva y como estrategia de antaño para llegar a la presidencia y por la vía de la conveniencia, algún día inmemorable en un sueño fantasioso y programado, pudo decir que dicho jerarca católico, seria su referente. Burla, estupidez e hipocresía.

Por eso reza un buen dicho: “CADA PUEBLO TIENE LO QUE SE MERECE”.

El disco rayado de la dolarización, las privatizaciones, los sueldos de hambre, los altos abusos en agua, telefonía, luz eléctrica, salud, comercio de la educación, la grave corrupción política y gubernamental, la impunidad política, la prepotencia y corrupción en la corte suprema de justicia y la fiscalía, la PNC infiltrada por los carteles de la droga y pandillas, el libertinaje en el manejo de los precos de todos los productos de consumo; mas el abuso y otras muchas mas intolerancias, que se han quedado como permanentes idiosincrasias, conviviendo en cada hogar e impregnando una cultura de conformismo. Que grande tristeza y frustración.

Que verdad ejemplariza nuestro mártir y pastor Arnulfo Romero:

1. Impunidad, porque los autores intelectuales, lograron establecer hereditiamente 20 años de desgracias, para un pueblo por lo que lucho su figura.
2. Se potencia la inequidad y se multiplica el poder de la derecha, la continuidad de la explotación de los sin voz.
3. La nula representatividad de las grandes mayorías, más que discursos populistas, sin fuerza, mucho menos obras.
4. La pesadilla de clases políticas, peores que los mismos militares de esa época, asesinando a docenas de personas, con el aval de una legalidad que sobrepasa lo entendible.
5. Su legado plasmado en débiles recordatorios y aniversarios de pompa con algabaría, como si su memoria celebrara la impotencia.
6. Su símbolo se enmarca hoy en día, al igual que Farabundo, El Che, Schafik Handal, sin pragmatismo, sin coraje y firmeza para revertir, las asolaciones económicas contra los descalzos.
7. La mejor dedicatoria a su memoria en tres décadas de su muerte, es la miseria de pensamiento, el cambio de determinación colectiva por cobardía.
8. Nosotros nos hemos vuelto co participes de su muerte al renunciar a su legado de que las casas de cartón se conviertan en casas de concreto, calzar al descalzo y brindarle pan al hambriento.

Entendámoslo de una manera real, un partido es insuficiente para lograr el milagro de una renovación social. Y tampoco es un deber, es una fe tan férrea que sobrepasa el carácter y el coraje.

Somos quizás, mediante la realidad, los únicos que contradecimos, que si existe mal que dure cien años y cuerpos que masoquistamente, lo resistan.

No es necesaria la violencia. Allí en el barrio o colonia, a la par de la quebrada, en un multifamiliar o residencial; concienticémonos platicando, pasando información escrita, poniendo temas en las agendas de las reuniones vecinales o de las directivas, contra los sistemas capitalistas y los políticos que se burlan y se hartan los presupuestos de la nación.

En que lado deseas terminar tu existencia? Con Oscar Arnulfo Romero o con Roberto D’abuisson. Tú decides. Solamente has algo. De poquito en poquito las hormigas llenan un granero.

Anuncios

2 Respuestas a “MONSEÑOR ROMERO, MAURICIO FUNES Y LOS NORTEAMERICANOS.,

  1. La dolarizacion es lo que nos convirtio en la maquina lavadora de dolares de la region porque nuestros oligarcas cegados por la ambicion nunca tuvieron el cerebro para anticipar las consecuencias.

  2. por supuesto que deseo estar al lado de nuestro martir y santo MONSEÑOR ROMERO pero ese granero que tu mencionas es tapado por varias manotas comenzando con mf,alex segovia,los tres caceres,arena,mecafe melendez,gana,luis lagos,munguia palles,hato hasbun,rene figueroa y kasaca,pcn,cd,pdc,papa salume y salume hijo,ciro y otras lacras mas ¿¿¿¿¿HASTA CUANDO PUEBLO MIO TIENEN QUE VENIR OTRAS ELECCIONES Y NOS AGARREN DE MENSOS??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s