LIBERTAD DE EXPRESION EN EL SALVADOR, AL MARGEN DE LA OBJETIVIDAD Y VERACIDAD.


(Foto de Boris Eserski)
Causa mucha indignación, la alevosía y mal intencionado, la forma como algunos medios de comunicación, a diario, nos torturan con la noticia.

La SIP nació bajo la premisa no de aglutinar a nivel de América, a sus principales actores y propietarios de prensa escrita. La confabulación de enaltecer a gobiernos de ultraderecha, ha sido su más vil objetivo y atropello para los pueblos.

Cuando algunos gobiernos hoy en día, han tomado a bien, defender sus soberanías sin la manipulación de los pensamientos, en los sectores mas pobres y a veces hasta de clase media, de los dizque vertientes de la objetividad; instantáneamente la SIP, se pronuncia en una forma escandalosa y bajo la excusa que su vergonzosa manera de comerciar con la noticia, es un atentado infame contra su mismo libertinaje de expresión.
En el Salvador, específicamente TCS, mantiene una esfera de periodistas; primero que fueron bendecidos con las partidas secretas de los gobiernos de Arena; segundo, su dueño Boris Eserski, ha sido un potencial contratante de las mismas figuras vergonzosamente pagadas y mal llamados analistas. Los foros de las entrevistas utilizan a las mismas figuras desgastadas y sin credibilidad, tratando de convencer que nuestra prostituida democracia solo se ejerce desde la ideología Pomista, Altamiranista, Anepista, la Cámara comercialista y empresarialista. Su mejor defensa es que ellos son los únicos generadores de empleos. A esto se suman otros directores de medios de comunicación, radial, televisiva y escrita.
Astutamente se entrelazan los temas económicos con lo político, porque allí precisamente muchos de ellos forjaron sus patrimonios; y no solo eso, lograron protección fiscal y de la corte de cuentas, ministerio de hacienda, ministerio de trabajo y hasta la suprema corte. Pronto se les acabara la piñata.
Por lado de prensa escrita, Roberto Dutriz, trata de no ser tan convincente en su postura neoliberal y modera un poco más, su disfraz de unión con estos sectores, a pesar de que se le beneficia millonariamente con el cero impuesto al papel y la tinta. Gabriel Trillos al igual que Jorge Hernández de TCS, son los que llevan los delantales de la línea neoliberal; y esto les ha servido en bandeja muchos favores en especie dolarizada.
Altamirano, representa la decadencia ética e inmoral de la estupidez periodística. Este aborigen esclavo de una esquizofrenia anti Chávez y anti FMLN, proporciona el escenario a una línea de coyotes escritores, quienes se debaten por ganar el premio a la excelencia por la pluma del excremento.
La decencia de miles de salvadoreños necesita oxigenarse de esta opresión mediática. Creemos que ha llegado el momento de ponerle fin a la esclavitud del pensamiento e enriquecer con una nueva clase de información. Desde el maquillaje de mantenernos informados o el eslogan de “porque usted necesita saber mas”, estos sectores han sido los encargados en omitir, mentir y ser cómplices de los grandes atropellos que muchas generaciones hemos sufrido con los graves gobiernos de corrupción.
Se la pasan comerciando con la grave crisis económica. No tienen vigilancia en las rifas del envío de mensajes de texto, nadie los fiscaliza por mercadear con la noticia, generan pornografía y pervierten los valores ciudadanos con fotos, programas y novelas indecorosas, sumándose a la extrema decadencia existencial de nuestro país.
Es por ello que hacemos un llamado al ministerio de Gobernación, para que el Sr. Humberto Centeno termine de afilar, los límites de los malos manejos y alevosos sistemas de comunicación. Asimismo reinventar el canal 10, reproduciendo al canal Telesur para iniciar el contrapeso mediático a que tanto aspiramos miles de salvadoreños, consientes de que el Cambio, también debe de ir encaminado a liberarnos del terrorismo periodístico y formarnos como los nuevos tanques de pensamiento y el poder de debate, cuyas finales conclusiones, engrandezcan a nuestra patria.
A la asamblea legislativa, tal como lo dicta su nombre, debe de legislar una normativa que difiera lo informativo con lo especulativo, la noticia con la difamación, lo mediático con lo propositivo, la veracidad con la ofensa, la libertad con el libertinaje, lo constructivo con lo irreal, la objetividad con la subjetividad; pero sobre todo el respeto a nuestras creencias ideológicas de izquierda, en donde el ser humano, es mas humano, y esto no lo decimos nosotros, lo reafirma la historia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s