URGE LA AUSTERIDAD DE LOS INTOCABLES.


(vea el video con las declaraciones de Munguia Payes).
Actualmente la Fuerza Armada tiene asignado un presupuesto de $132.6 millones, según el Ministerio de Hacienda. Partiendo de esta realidad y en donde a estas alturas ya debería de existir una auditoria, congelación de plazas y disminución del presupuesto, la Fuerza Armada Salvadoreña, urge una reestructuración.
Munguía Payes acaba de solicitar un refuerzo de casi 12 millones al ministerio de Hacienda, por la tarea conjunta en la prevención de la alta criminalidad de la nación. Creemos que es de suma importancia depurar y fiscalizar cada gasto de todas las unidades castrenses. Nos han enviado información que afirman que las nominas de pago, son en muchos casos, plazas inexistentes: por supuesto que nuestras fuentes jamás declararían por el alto riesgo que esto supondría.

Sin apadrinar a las tandonas y haciendo conciencia nacional, el gasto del Ministerio de Defensa, bien podría reducirse de manera gradual a 60 millones. Los militares sobre abundan mas en el espectro social que en tareas encomendadas a funciones de defensa. El Estado Mayor no necesita mayor protagonismo, ni la escuela Militar seguir formando cadetes que solamente llegan a encarecer el presupuesto.
Nuestros patrióticos soldados podrían no verse afectados, si se les tomase en cuenta en las convocatorias en la academia de la PNC. La región no se encuentra amenazada más que por ellos mismos, quienes sirvieron para degradar la democracia en el país de Honduras. El nuevo Ministro debería de enfilar todos sus esfuerzos, en desvanecer su nexo como amigo de Funes y Carlos Cáceres como ministro de Hacienda, en el cerco de confianza de casa presidencial. Su tan negado ascenso a general y logrado por la amistad con Mauricio, que no sea un devolver de favores para traicionar la Constitución y seguir con la línea de compadrazgos.
Los acuerdo. de paz firmados en Chapultepec en Enero del 1992, aducían firmemente la modificación de la Fuerza Armada.
He aquí los contenidos firmados en el acuerdo:
Acerca de la Fuerza Armada
En el primer capítulo, con respecto a la Fuerza Armada, el gobierno aceptó los siguientes compromisos:
• Modificar los principios doctrinarios de la Fuerza Armada para que pudiese cumplir con los acuerdos tomados, estableciendo que el objetivo único de la institución es “la defensa de la soberanía del Estado y la integridad del territorio, es una institución permanente al servicio de la nación” y acarando que la institución “es obediente, profesional, apolítica y no deliberante”.
• Reformar el sistema educativo de la Fuerza Armada.
• Crear una Comisión ad hoc para la depuración de los oficiales implicados en violaciones a los Derechos Humanos.
• Reducción de efectivos de la Fuerza Armada; fueron dados de baja un total de 21.000 soldados, a los cuales se les pagó su respectiva indemnización, finalizando el proceso un año antes de lo previsto, el 28 de febrero de 1993.
• Superación de la impunidad con la Creación de la Comisión de la Verdad que investigaría los más graves hechos de violencia de la guerra civil; la cesación de oficiales inició el 31 de diciembre de 1992.
• Disolución de los 3 cuerpos de seguridad pública que dependían de la Fuerza Armada: Guardia Nacional, Policía Nacional y Policía de Hacienda.36
• Disolución de los servicios de inteligencia militar y creación de un servicio de inteligencia civil: el Organismo de Inteligencia del Estado (OIE). Los antiguos cuerpos de inteligencia fueron suprimidos en su totalidad el 9 de junio de 1992, dando paso a los nuevos que estaba ya funcionando desde el 28 de abril del mismo año.
• Disolución de los Batallones de Infantería de Reacción Inmediata (BIRI). El batallón “Gral. Eusebio Bracamonte” fue disuelto el 16 de agosto de 1992, el batallón “Atlacatl” el 8 de diciembre de 1992 y el batallón “Gral. Manuel José Arce” se extinguió el 6 de febrero de 1993; aportando un total de desmovilizaciones que alcanzaron los 10000 efectivos.
• Reformar la Constitución para definir claramente la subordinación de la Fuerza Armada al Poder Civil.
• Supresión de las entidades paramilitares (Patrullas de defensa civil).
• Suspensión de las actividades de reclutamiento forzoso.

El papel de los militares en los gobiernos del partido Arena, el asesinato de los Jesuitas, conformación de sicarios, matarifes en el grupo OIE, Omega, tropas en Irak; y otros elementos que han incidido negativamente en nuestra sociedad salvadoreña, nos indican cuan importante debería de ser sujeto a revisión esta entidad y su disminución en el gasto.

Por otra parte debe señalarse que la FAES recibe ayuda del exterior. Una fuente es el programa de International Military Education and Training conocido como IMET, provenientes del Departamento de Defensa.

Es de destacar que existe también un debate (no sólo en El Salvador) en cuanto a considerar el presupuesto de defensa como un gasto o como una inversión. El presupuesto de defensa es, al igual que la justicia, un bien público por que al ser eficiente y eficaz proveería las condiciones óptimas para la seguridad, la gobernabilidad democrática y el desarrollo.

Habría que, entonces, examinar esta formulación para concluir en qué condiciones y contexto el presupuesto de defensa haría esto posible. Desde 1994, los militares, por decisión del poder ejecutivo, han tenido cada vez mayor incremento en seguridad pública, contradiciendo la Constitución y los Acuerdos de paz, pero la delincuencia, en diferentes expresiones, parece no sólo no cesar sino ir creciendo.
A partir de estos cambios en la Constitución se produce una reforma que debería conducir a una reforma doctrinaria que queda formulada, según el texto de los Acuerdos de Paz.

El comportamiento de la Fuerza Armada se enmarcará dentro de:
1. Los principios que emanan del Estado de Derecho,
2. La primacía de la persona humana y el respeto a sus derechos,
3. La defensa y el respeto a la soberanía del pueblo salvadoreño,
4. La noción de la Fuerza Armada como una institución al servicio de la Nación, ajena a toda consideración política, ideológica o de posición social o cualquier otra discriminación, y
5. La subordinación de la fuerza armada a las autoridades constitucionales.
Anuncios

Una respuesta a “URGE LA AUSTERIDAD DE LOS INTOCABLES.

  1. en una verdadera democracia es inconcebible que el ejercito tenga mas presupuesto incluso que la universidad nacionalyo no le veo utilidad alguna al ejercito ¿de que sirve? si una potencia nos invadiera no tradaria ni una hora en destruir nuestro ejercito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s